Hay estudios que demuestran que dedicando tan solo veinte minutos al día a estar al aire libre se notan mejorías en nuestra salud, y que estos efectos son

más potentes si este tiempo lo pasamos cerca de un río o de una laguna. Pero por si eso no te parece suficiente, se ha demostrado también que estar en contacto con la naturaleza tiene enormes beneficios sobre la productividad, la creatividad y la capacidad de concentración.